Enfermos

Enfermos

El compromiso del enfermo en el Movimiento de Santa María

Los compromisos que celebramos todos los años el día de la Inmaculada procuran establecer unos lazos de unión con la Virgen para profundizar en el conocimiento Cristo y caminar tras Él, cristianizando el mundo que nos rodea. Por ello, todos los miembros del Movimiento de Santa María (niños, jóvenes, esposos) se ofrecen, particularmente y como grupo a nuestra Señora.

¿En qué puede comprometerse un enfermo?, ¿por qué se compromete desde su enfermedad? En apariencia, el enfermo poco o nada tiene que ofrecer a causa de su falta de fuerza y su fatiga por el dolor, pero el venerable P. Tomás Morales siempre tuvo presente “el valor redentor del sufrimiento”, a imitación de Cristo que asumió todo el dolor del mundo y nos salvó por sus sufrimientos.

El enfermo vive cada día la pobreza de sus manos vacías, la incapacidad, la dependencia… Aprende a subir bajando, como nos pedía Abelardo de Armas. Entrega y deposita su sufrimiento en el Corazón de la Madre, ofreciéndose por la Iglesia, por los sacerdotes, por las familias, por los jóvenes… Con este compromiso, el corazón del enfermo se esponja; se siente manantial oculto que fecunda los campos de la Iglesia…

Su dolor no deja de existir, pero bajo la mirada de la Inmaculada se va transformando en paz sobreabundante y fuente de vida.

El compromiso del enfermo en el Movimiento de Santa María
El compromiso del enfermo en el Movimiento de Santa María
Ir arriba Ir al contenido